fbpx

Hablemos de rentabilidad: ¿Qué, cuándo, cómo y por qué?

Seamos honestos, muchos tenemos un solo objetivo en mente cuando invertimos: Generar rentabilidad. Y cada inversionista quiere obtener la mayor cantidad de rentabilidad posible. 

Hablemos de rentabilidad: ¿Qué, cuándo, cómo y por qué?

El retorno de una inversión, o ROI, es una de las métricas más comunes que se utilizan para evaluar que tanto retorno o ganancia generó una inversión con respecto a sus costos. 

Sin embargo, en el mundo financiero corporativo la más utilizada es la tasa de retorno, también conocida como ROE o Return of Equity. 

¿Qué es la tasa de retorno? 🤔

La tasa de retorno (ROE) mide qué tan bien una empresa está convirtiendo el capital de los accionistas en ganancias. 

La relación de rendimiento sobre el capital es el ingreso neto dividido por el capital de los accionistas. Esta fórmula te dice cuánto beneficio final gana una empresa por dólar de valor que los accionistas han invertido. 

Al evaluar el ROE de una empresa, es fundamental compararlo con compañías similares, es decir, de la misma industria y de tamaño comparable.

También puede ser útil cotejar el ROE más reciente de una empresa con el de años anteriores, para ver si la rentabilidad está mejorando o empeorando.

Además, es útil evaluar esta rentabilidad empresarial al momento de elegir acciones en las que invertir, ya que nos habla de cómo está la salud financiera de la compañía en la que vamos a invertir. 

¿Cómo se calcula el ROE? 🧮

La ecuación para calcular el return of equity (ROE) es el ingreso neto dividido por el capital de los accionistas. Por lo general, se expresa como un porcentaje, que puedes encontrar multiplicando el cociente (el resultado de la división) por 100.

Rendimiento sobre el patrimonio = (Utilidad neta / Patrimonio de los accionistas) x 100

Los ingresos netos se pueden encontrar en el estado de resultados de una empresa. A veces se le llama “beneficio después de impuestos”, “ganancias netas” o “beneficio final”. 

El patrimonio de los accionistas se encuentra en el balance general y representa el derecho de los propietarios, sobre los activos de una empresa después de que se hayan pagado los pasivos. 

El patrimonio de los accionistas, te dice a qué parte del negocio tendrían derecho los mismos si el negocio liquidara sus activos hoy. Dado que se requiere que, los prestamistas de una empresa paguen antes de que se les pague a los accionistas, se restan los pasivos totales de los activos totales para obtener la cantidad que le queda al accionista.

La ecuación contable clásica que impulsa el balance general es:

Activos – pasivos = patrimonio de los accionistas.

Debido a esto, el patrimonio de los accionistas a veces se puede denominar activos netos.

De la misma manera que, el capital de los accionistas proviene del balance general, que representa una instantánea en el tiempo. En realidad necesitarías usar el capital de los accionistas promedio si deseas que coincida con el período de tiempo del estado de resultados. 

Entonces, si el estado de resultados es para el período comprendido entre el 1 de enero y el 31 de diciembre del año pasado, sumarías el patrimonio de los accionistas desde el principio y el final de ese período y lo dividirías entre dos para obtener el patrimonio promedio de los accionistas para el período.

La fórmula de rendimiento del capital, te indica cuánto beneficio final obtiene una empresa por dólar de capital de los accionistas. Naturalmente, los inversionistas quieren que este número sea alto.

Bien, hasta aquí todo claro. Pero ¿qué pasa si quiero que hablemos de mi rentabilidad? ¿Qué se considera una buena rentabilidad para mis inversiones?

No hay una sola respuesta a esta pregunta. Un “buen” ROI depende de varios factores.

La consideración más importante para determinar un buen ROI es tu situación financiera ✍️

Por ejemplo, supongamos que una pareja joven está invirtiendo para pagar la matrícula universitaria de su hijo recién nacido. Un buen ROI para ellos será aquel que permita que sus inversiones iniciales y continuas crezcan lo suficiente como para pagar los gastos universitarios dentro de 18 años.

La definición de esta joven familia de un buen ROI sería diferente de la de un jubilado que busca complementar sus ingresos. El jubilado consideraría un buen ROI como una tasa de rendimiento que genera suficientes ingresos recurrentes para permitirle vivir cómodamente. 

Por supuesto, la definición de vivir cómodamente de un jubilado puede diferir de la de otro, por lo cual sus definiciones de un buen ROI también pueden diferir.

Pero hablemos de algunos números generales…  📈

La mayoría de los inversionistas vería una tasa de rendimiento anual promedio del 10% o más como un buen ROI para inversiones a largo plazo en el mercado de valores. 

Sin embargo, ten en cuenta que esto es un promedio. Algunos años generarán rendimientos más bajos, quizás incluso rendimientos negativos. Otros años generarán rendimientos significativamente más altos.

Entonces, como ves, si estás evaluando una empresa para invertir en ella y comprar acciones, evaluar su ROE es importante. 

Pero, por otro lado, si quieres saber qué tal está la rentabilidad de tus inversiones (o ROI). 

Tiempo de lectura: 4 minutos
Suscríbete al Newsletter

Regístrate con tu correo para recibir nuestras noticias y actualizaciones.

Categorias
¿Qué tan útil te ha parecido este contenido?
¡Haz clic en una estrella para puntuar!
(Total votos: 0 Promedio: 0)

educatyba

Compartir:
Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
No hay más entradas que mostrar